CÓMO HA CAMBIADO EL SEXO DESDE LOS 80

Si echamos la vista atrás hasta los años 80 nos daremos cuenta de cuánto ha cambiado la pornografía desde entonces, de hecho algunas escenas de películas porno hoy en día se ven completamente ridículas y sin embargo era “lo que había” y bien que lo disfrutábamos.

Todas esas actrices sentaron las bases de la pornografía que ahora vemos y la verdad es que básicamente hacían lo mismo: sexo oral, sexo anal, orgías, masturbaciones, bukkakes, etc…, sin embargo, la mayoría de las escenas de vídeos de putas eran simuladas o demasiado forzadas y con producciones que aunque seguramente eran muy costosas, dejaban mucho que desear.

También la estética y los atuendos de la época hacen que veamos el porno vintage como algo muy lejano y ridículo, pero en aquel momento no creo que nadie pensara en ello porque estábamos acostumbrados a tirar de revistas porno.

La gran revolución llegó a nuestros hogares con el reproductor de vídeo VHS o BETA porque al fin podíamos ver en movimiento a todas esas actrices que nos deleitaban en imágenes, ahí es cuando realmente empezó la industria xxx a darse cuenta de que había un filón que había que explotar y que aún sigue siendo altamente rentable. Seguro que todos recordaréis las películas porno que ponían a altas horas de la madrugada codificadas en algunos canales, los anuncios en los que se veían mujeres desnudas buscando sexo o simplemente las chicas que se anunciaban en el teletexto,  sin duda esto os traerá muchos recuerdos.

Lo más significativo de todo esto es que el porno casero prácticamente no ha variado su esencia y ese es uno de los motivos por los que es una de las categorías más visitadas en las webs de sexo desde hace décadas. A la gente le excita pensar que esas personas que publican sus vídeos de sexo son personas normales y corrientes como ellos solo que con más valor para compartir sus intimidades.

En cualquier caso éste es nuestro pequeño homenaje a todos esos valientes que decidieron romper las normas, darnos tantos buenos momentos y dejar claro que todo el mundo folla aunque diga lo contrario…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *